El cheesecake siempre está de moda. Ya sea invierno o verano, las tartas con queso de cualquier tipo siempre es un plato que me apetece comer.

Si te ocurre igual que mí, estoy segura que amarás la receta que estaremos preparando hoy. Una tarta de requesón con arándanos muy refrescante para degustar después de la cena o bien durante una merienda, acompañada de un delicioso café.

Además, es muy fácil de preparar por lo que estoy segura que no tendrás ningún problema en hacer esta receta.

¿Lista(o)?

Pues comenzamos.

Tarta de requesón con arándanos

DIFICULTAD

Fácil

PREPARACIÓN

45 minutos (más 2 horas de reposo en la nevera)

RACIONES

6-8 comensales

Como ya te adelanté, uno de los ingredientes de esta tarta es el requesón, un componente que le aporta mucha intensidad a las recetas de postres. Descubre a continuación, el resto de ingredientes que acompañan esta tarta.

  • 500 g de requesón

  • 240 g de arándanos

  • 200 ml de nata para montar

  • 150 ml de leche

  • 100 g de mermelada

  • 100 g de azúcar

  • 80 g de mantequilla

  • 8 hojas de gelatina

  • Una cucharadita de canela

  • Ralladura de un limón

¿Cómo preparar la tarta de requesón con arándanos?

La tarta cuenta con tres elaboraciones principales. Se compone de una base de galleta crujiente, un relleno de requesón y una cobertura de arándanos naturales y mermelada.

Como siempre, empezaremos por el principio: la base de la tarta.

Pero primero, recuerda sacar la mantequilla de la nevera un tiempo antes de que comiences a hacer esta receta. Así ya estará blanda y no perderás tiempo. Aunque también puedes derretirla solo un poco en el microondas.

Para preparar la base

1Trituramos las galletas junto con la mantequilla en una batidora. Añadimos la ralladura de limón y la canela.

2Una vez integrados todos los ingredientes, colocamos la base en un molde desmoldable. Extendemos la mezcla por toda la superficie del molde y presionamos hacia el fondo ligeramente con una cuchara.

Reservamos en la nevera, hasta que lo necesitemos nuevamente.

Para preparar el relleno

3Hidratamos 5 hojas de gelatina en un recipiente con agua fría. Espera unos 10 o 15 minutos para que se hidrate.

4Calentamos la leche en un cazo al fuego y añadimos la gelatina una vez hidratada y escurrida. Esperamos a que la gelatina se diluya, sin que llegue a hervir la leche. Retiramos la mezcla del fuego y la reservamos a temperatura ambiente.

5En el recipiente de la batidora agregamos el azúcar, el requesón y la nata. Mezclamos todos los ingredientes hasta que se integren bien. Añadimos la leche con la gelatina diluida y seguimos batiendo.

6Sacamos el molde con la base de la nevera y vertemos la mezcla preparada en el paso anterior. Reservamos la tarta en el frigorífico durante dos horas preferiblemente para que cuaje la gelatina.

Para preparar la cobertura de arándanos

7Hidratamos 3 hojas de gelatina en un recipiente con agua fría.

8Colocamos en un cazo al fuego los arándanos junto a la mermelada. Lo ideal es utilizar una mermelada de arándanos, pero también servirá la de un sabor similar, por ejemplo, la mora.

9Una vez que esté caliente, añadimos la gelatina hidratada y mezclamos bien todo hasta que se integren ¿Listo? Lo reservamos a temperatura ambiente.

10Si ya han pasado dos horas, es momento de sacar le molde de la nevera y verificar que la tarta ha cuajado. Si es así, vertemos la cobertura de arándanos poco a poco y finalmente lo reservamos en el frigorífico por segunda vez.

Te recomiendo dejarla en la nevera hasta el día siguiente para asegurarnos que la tarta esté perfecta. Si quieres probarla cuanto antes, puedes esperar unas horas.

Precisamente lo mejor que tiene esta receta es que la podemos preparar el día antes.

Por ello es ideal para ocasiones especiales como cumpleaños o reuniones de amigos. De esta forma, no tendrás que estar todo el tiempo en la cocina y podrás disfrutar de tu día con tus seres queridos.

¿Ya está lista tu tarta de requesón con arándanos? Pues dime en los comentarios que tal sabe.