El mango es una de mis frutas preferidas en casi todas sus vertientes. Adoro comerla en trozos, disfrutar de un exquisito zumo o incluirla en mis recetas de postres y tartas.

Como en esta ocasión, en la que te muestro como hacer una tarta de mango. Un pastel de mango que es muy fácil de hacer con los utensilios que tienes en casa, ya que ni siquiera necesitas de un horno.

¿Comenzamos?

tarta mango

DIFICULTAD

Media

PREPARACIÓN

40 minutos

RACIONES

8 comensales

Seguramente encontrarás numerosas recetas de tarta de mango elaborada de diferentes formas. Se trata de una preparación rápida, sobre todo porque el mango es un producto que se cocina fácilmente.

Aunque, son muchos los ingredientes a tener en cuenta, así que vamos a detallarlos cuanto antes.

Ingredientes

Para la base

  • Mantequilla: 50 g

  • Galleta María: 125 g

Para la tarta

  • Mango: 225 g

  • Yogurt natural: 185 g

  • Gelatina neutra: 8 g

  • Nata: 150 ml

  • Agua: 40 ml

Para la mermelada

  • Mango: 260 g

  • Azúcar: 130 g

  • Limón: 1 unidad

Para la capa de mermelada

  • Mango: 175 g de mermelada

  • Gelatina: 3 g

  • Agua: 20 ml

  • Harina: 80 g

Como ves, son muchos los ingredientes y varias las preparaciones diferentes que hay que realizar. Sin embargo el proceso de elaboración es bastante fácil y rápido, como verás a continuación.

1Lo primero es preparar la base del pastel de mango y este paso es muy sencillo.

Fundimos la mantequilla en el microondas y añadimos a las galletas troceadas en un bol. Mezclamos bien los ingredientes hasta conseguir una consistencia compacta. La colocamos en el molde y presionamos con una cuchara. Guardamos la mezcla en la nevera, mientras hacemos el resto de preparaciones.

2Luego se prepara la mermelada de la siguiente forma:

En un cazo mezclamos el mango y el azúcar y lo dejamos reposar una hora hasta que se convierta en un almíbar.

En un bol mezclamos el agua y la gelatina neutra para dejarlos reposar unos 10 minutos. Luego lo calentamos en el microondas y lo reservamos para luego.

3El próximo paso de la preparación corresponde a la elaboración de la tarta de mango en sí.

Colocamos en la batidora el otro mango troceado, el yogurt y la mitad del azúcar. Una vez triturada se añade la gelatina y se vuelve a batir.

En un bol añadimos la nata para batirla con una varilla eléctrica. Cuando veas que adquiere consistencia se le añade el resto del azúcar y se continúa batiendo hasta que esté bien montada.

Agrega la mezcla de mango a la nata y mézclalos bien. Luego se incorpora esta preparación al molde que ya tiene la base de galleta y lo guardamos en la nevera.

4Por último se debe elaborar la capa de mermelada de la siguiente manera:

Pones el mango en el fuego y lo dejamos cocinar por unos 30 minutos.

Se pasa la mermelada por la batidora para conseguir una mezcla homogénea y se vuelve a colocar al fuego.

Mientras se añade la gelatina en el agua para que se hidrate y se calienta en el microondas.

Se mezcla bien con la mermelada y se añade a la tarta de mango como última capa.

Guarda la tarta en la nevera para que se enfríe. Te recomiendo no probarla hasta el día siguiente para que estén mejor integradas todas las elaboraciones.

Sí, sé que es todo un reto, porque seguramente se ve deliciosa y te mueres de ganas de probarla. Pero, te aseguro que la espera valdrá la pena.

Mientras esperamos, que te parece si hablamos de los principales beneficios del mango para tu salud.

Beneficios del mango

Comer el mango en cualquiera de sus versiones (fruta, zumo, tarta de mango) es sumamente beneficioso para nuestra salud. Contiene más de 20 vitaminas y otro gran grupo de minerales que generan múltiples ventajas para nuestro organismo.

El mango

  • evita el asma,
  • previene el cáncer de próstata y colon,
  • mejora la salud ocular,
  • protege los huesos,
  • mejora la salud de pacientes con diabetes,
  • previene enfermedades cardíacas,
  • es bueno para el estreñimiento.

Y la larga lista de beneficios aún continúa.

No obstante me detengo, porque sé que estás ansiosa por probar la tarta de mango que hemos hecho.

 ¡Vamos! Sácala de la nevera y cuéntame que tal sabe.