Las frutas o frutos rojos, igualmente conocidos como frutos del bosque, se caracterizan por ser bayas saludables y totalmente recomendables para aquellas personas que desean bajar de peso, debido a que contienen un reducido porcentaje de calorías y ofrecen al organismo un gran aporte de vitaminas.

Además, con ellas es posible preparar una gran variedad de recetas, incluyendo diversos postres y en esta ocasión estaremos presentando una deliciosa receta para hacer una tarta de frutos rojos con la que no quedarás indiferente.

tarta frutos rojos

DIFICULTAD

Media

PREPARACIÓN

2 horas y 30 minutos

RACIONES

6 comensales

Esta delicia destaca por ser realmente sencilla de preparar, aunque requiere que tengas algo de paciencia dado que necesita un poco tiempo.

La misma resulta totalmente idónea como postre para fiestas familiares y también durante las diversas festividades, ya que independientemente de lo saciados puedan quedar tus invitados después de la comida, todos desearán probar al menos un trocito. ¡No te la pierdas!

Ingredientes

Los ingredientes que vas a necesitar para poder preparar este exquisito postre, son los siguientes:

  • 1 bol de arándanos

  • 1 bol de fresas

  • 1 bol de frambuesas

  • 1 bol de moras

  • Harina común: 200 g

  • Leche semidesnatada: 3 vasos

  • Sobres de natilla casera: 1 unidad (de vainilla)

  • Mantequilla: 125 g

  • Huevos: 1 unidad

  • Estevia: 25 g o el doble si utilizas azúcar glass

  • Azúcar: 2 cucharas soperas

  • Una pizca de sal

  • Canela: una pizca (opcional)

  • Gelatina liquida y sin sabor: Un vaso pequeño

Receta para hacer una tarta de frutos rojos

1Para comenzar, debes batir bien el huevo hasta asegurarte que esté completamente mezclado. Luego agrega la harina, la estevia y la pizca de sal; empieza a amasar todo hasta conseguir una pasta que, aunque al inicio puede ser un poco pegajosa, luego será sencilla de amasarla.

Truco: En caso de que la masa te quede muy pegajosa y demasiado blanda, es recomendable que añadas una pequeña cantidad de harina, asegurándote de no agregar mucha para evitar que la masa quede muy seca.

2Una vez lista la masa, úsala para crear una bola y envuélvela con papel film antes de colocarla dentro de la nevera durante, al menos, 60 minutos. Después asegúrate de limpiar bien y cuidadosamente los frutos secos antes de comenzar a cortarlos (puedes hacerlo a trozos o en rodajas), y reservarlos.

3Luego usa la natilla de vainilla para preparar la crema pastelera. Empieza disolviendo el sobre de natilla dentro de media taza de leche, la cual debe estar a temperatura ambiente.

Cerciórate de removerlo bien para que se integre completamente. Añade el azúcar, y si quieres, también la canela en polvo si deseas. Toda clase de azúcar puede servir, pero ten en cuenta que al utilizar azúcar mascabada, la natilla quedará ligeramente más oscura de lo usual. A la vez, pon un cazo al fuego para calentar el resto de la leche.

4Después, añade la mezcla de la natilla al cazo donde se encuentra la leche, y mueve todo sin parar hasta notar que espesa. Permite que se cocine durante unos 2 minutos más y luego apártala del fuego. Una vez lejos del fuego, no dejes de removerla, de este modo evitaras que aparezca una capa seca en la parte superior.

Truco: Cuando la natilla no tenga un tono amarillento debido al azúcar que usaste, agrega una pequeña pizca de cúrcuma para darle dicho tono.

5Retira la masa que colocaste en la nevera. Asegúrate de espolvorear un poco de harina sobre tu mesa de trabajo a fin de impedir que la masa se pegue a ella; luego trabájala usando un rodillo o tus manos para hacer un círculo similar a la base que llevaría una pizza, aunque un poco más amplio.

Truco: Si se te presentan inconvenientes para al momento del amasado y la masa se pega a la superficie, es aconsejable que le coloques papel film alrededor para impedir que se pegue al rodillo. En caso de que no cuentes con un rodillo, también es válido que uses alguna botella de cristal.

6Unta el molde para hornear con un poco de mantequilla a fin de que puedas desmoldar tu tarta de frutas rojas con mayor facilidad.

Luego cúbrelo con la bola de masa previamente trabajada, de tal manera que la misma sobrepase los bordes del molde; y después aprieta alrededor de todo el borde de tu tarta usando los dedos antes de recortar la masa sobrante.

En caso de que te sobre una gran cantidad, podrías optar por envolverla con papel film y reservarla dentro del congelador a fin de usarla para preparar la base de otro pastel. Una vez lista la masa en el molde, remueve bien la natilla y añádela al molde para rellenar la base. Mientras tanto, precalienta el horno de tu cocina a unos 200°C.

7Prepara la gelatina líquida y úsala para pincelar la tarta exactamente antes de meterla al horno.

En caso de que uses gelatina en polvo, prepárala únicamente con 1 cucharada pequeña de la gelatina y medio vaso de agua fría, disuélvela bien y colócala en el microondas durante 60 segundos.

8Agrega luego las frutas rojas previamente limpias y cortadas; una vez que las coloques todas, toma un pincel y humedécelo con gelatina líquida para después pasarlo sobre los frutos.

De este modo podrás darle brillo a tu tarta e impedir que los frutos se desplacen; asimismo, le aportaras una textura mucho más jugosa. Coloca la tarta dentro del horno durante 35 minutos, a unos 180°C y con altura media-baja. Pasado el tiempo, solo debes retirarla del horno y listo, ¡ya puedes degustar tu tarta de frutas rojas!

Tarta de frutas rojas fácil

Con esta deliciosa tarta de frutas rojas jamás podrás quedar mal, y es que su perfecta y exquisita combinación entre una base crujiente, la crema pastelera y las frutas rojas  más frescas y jugosas, conseguirás conquistar incluso a los paladares más exigentes.

¿Te ha gustado esta receta? Coméntanos que te ha parecido. Ademas te invito a que eches un vistazo a las otras recetas de tartas fáciles que ya he preparado.