Es innegable que la canela ha tenido un gran papel a lo largo de la historia de la repostería, y es que desde la antigüedad ha sido usada con el fin de preparar diversos postres y no es ninguna sorpresa, ya que es toda una delicia.

Y si te gusta la canela, pero sobre todo no tienes temor a los postres dulces, la receta que te presentaremos a continuación seguro te encantara, ya que la tarta de canela se encuentra entre esos postres tradicionales que tienen gran popularidad debido no solo a que poseen un gran sabor, sino también por ser bastante fáciles de elaborar.

Esta tarta destaca por tener una agradable y suave textura, y resulta ideal tanto para degustarla en el desayuno como durante la hora de la merienda.

tarta canela

DIFICULTAD

Media

PREPARACIÓN

60 minutos

RACIONES

16 comensales

A continuación te señalamos los ingredientes que necesitas para poder preparar una deliciosa tarta de canela, pero para hacértelo más sencillo, te los dividimos en aquellos que debes usar para el bizcocho y los que necesitarás para hacer la crema. ¡Comencemos!

Para el bizcocho

  • Harina normal: 155 g

  • Azúcar: 200 g

  • Mantequilla: 110 g

  • Yogur griego: 125 ml

  • Canela en polvo: 15 g

  • 2 huevos grandes

  • 1 cucharada pequeña de esencia de vainilla

  • 1/2 cucharada pequeña de polvo para hornear

  • 1/4 cucharada pequeña de bicarbonato de sodio

Para la crema

  • Queso crema: 75 g

  • Azúcar glass: 150 g

  • Mantequilla sin sal: 75 g

Pasos para preparar la tarta de canela casera

1Para comenzar a preparar este exquisito postre de canela es preciso que prepares la base de bizcocho, para lo cual tendrás agregar todos los ingredientes secos dentro de un bol (harina, polvo para hornear, canela y bicarbonato), para después mezclarlos bien usando una pequeña cuchara. Después tienes que reservar la mezcla.

2Una vez termines de mezclar los ingredientes secos, debes colocar los huevos y el azúcar dentro de otro bol y mezclarlos bien usando una batidora eléctrica; debes hacerlo hasta conseguir que la mezcla se vuelva ligeramente blanquecina y adquiera una textura espumosa.

Cuando hayas llegado a este punto, tendrás que agregar también, tanto la vainilla como la mantequilla, la cual tendrá que encontrarse derretida o bien sea a punto de crema. Luego, deberás mezclarlo hasta cerciorarte que todos los ingredientes se integren totalmente.

3Después, vas a tener que agregarle al bol el contenido de la mezcla seca y utilizar una espátula para mezclar todo realizando movimientos envolventes, para así lograr obtener una mezcla completamente uniforme.

Una vez lista la mezcla, tendrás que dividirla en dos partes iguales y colocar cada una en un molde diferente de aproximadamente unos 15 cm, asegurándote de haber precalentado el horno con anterioridad, deberás colocar ambos moldes en su interior y hornearlos a una temperatura de 180°C por alrededor de 25 minutos.

4Cuando haya pasado el tiempo de horneado, tendrás que usar un palillo de madera para pinchar ambos bizcochos y asegurarte que estén listos, para esto el palillo debe salir completamente limpio; luego los retiras del horno y permites que se enfríen.

Cuando ya estén fríos ambos bizcochos, será momento de desmoldamos y una vez que lo hagas, tendrás que cortar la corteza superior de los dos bizcochos asegurándote de que ambos tengan un mismo grosor.

Para hacerlo, puedes optar por usar un cortador de layer cakes, pero si no dispones de uno bien podrás utilizar palillos de madera y pinchar sus laterales para que los agujeros te sirvan como referencia para saber donde debes cortar.

5Ahora bien, una vez que estén listos los bizcochos, será tiempo de pasar a la crema. Para empezar con su preparación, debes colocar tanto el azúcar glass como la mantequilla dentro de un bol, y utilizar una batidora eléctrica para mezclar bien ambos ingredientes hasta obtener una crema blanquecina.

Luego, tendrás que agregar el queso crema y asegurarte de continuar batiendo para poder obtener una mezcla densa. Ten presente que mientras más batas la mezcla, más densa se volverá.

6Una vez lista, será momento de comenzar con el montaje de la tarta de canela, para hacerlo debes tomar una de las bases de bizcocho y verter la crema sobre ella, asegurándote de que la misma tenga una grosor alrededor de un dedo.

Luego colocas la otra base de bizcocho encima de la mezcla y nuevamente lo cubres con un poco más crema.

7Cuando termines, será el turno de pasar a los laterales de la tarta, los cuales deberás untar con un poco de crema al mismo tiempo que tratas de perfeccionar su aplicación para que quede tan lisa como sea posible.

Para acabar, tendrás que espolvorear un poco de canela en polvo sobre la parte superior de la tarta. ¡Listo! Podrás servirla y disfrutar de esta exquisita tarta de canela que no dejara indiferente a ninguna persona que la pruebe.

Para asegurarte que no se formen grumos al momento de agregar y mezclar la harina, será preciso que la tamices con anterioridad; y al momento de usarla tendrás que agregarla poco a poco, asegurándote de realizar movimientos envolventes a medida que la vayas incorporando en la mezcla.

Curiosidades de la canela

Si bien la canela no cuenta con un alto porcentaje de nutrientes esenciales para nuestro organismo, lo cierto es que sí aporta ciertos elementos terapéuticos.

Dentro del ámbito nutricional podemos decir que la canela proporciona pequeños aportes de vitamina A y C, al igual que de diversos minerales (magnesio, hierro, zinc y fósforo); y cuando se usa adecuadamente, dichos elementos pueden ayudar tanto a aliviar como a impulsar diversos factores en la salud.

Así, dentro de sus principales características, están sus excelentes propiedades expectorantes, digestivas y anticonceptivas; por lo que su ingesta frecuente permite disfrutar de una vida óptima, gracias a las propiedades curativas que ofrece. Dicho esto, pasemos a la receta.

Tengo muchas mas recetas ¿Aún no has visto? ¡no te las pierdas!